Wang Yi Sostiene Conversaciones con Ministro para Europa y de Asuntos Exteriores de Francia Stéphane Séjourné

2024-04-01 22:00

El 1 de abril de 2024, el miembro del Buró Político del Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh) y ministro de Relaciones Exteriores, Wang Yi, sostuvo conversaciones con el ministro para Europa y de Asuntos Exteriores de Francia, Stéphane Séjourné, en Beijing.

Wang Yi dio la bienvenida a la visita especial de su homólogo francés a China, que refleja la importancia que Francia concede a China y a las relaciones China-Francia. Dijo que China y Francia, como miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y grandes países independientes, tienen una extraordinaria historia de intercambios y asumen relevantes misiones asignadas por los tiempos. Este año se cumple el 60.º aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre China y Francia. China está dispuesta a trabajar con Francia, bajo la guía de los consensos estratégicos alcanzados por los jefes de Estado de los dos países, para dar continuidad a la tradición, fijar la mirada en el futuro, hacer más sólida y dinámica la asociación estratégica integral China-Francia, y liderar el desarrollo estable y saludable de las relaciones chino-europeas, a fin de inyectar más estabilidad a este mundo repleto de turbulencias.

Wang Yi afirmó que China está cultivando activamente fuerzas productivas de nueva calidad y promoviendo continuamente el desarrollo de alta calidad y la apertura de alto nivel, lo que aportará más oportunidades a Francia y otros países del mundo, y también inyectará una nueva vitalidad a las relaciones chino-francesas. La cooperación práctica entre China y Francia abarca amplias áreas, cuenta con un gran potencial y sirve a los intereses comunes de ambas partes. Se espera que Francia conceda importancia a la solución de las preocupaciones legítimas y razonables de China y proporcione a las empresas chinas un entorno empresarial justo y no discriminatorio. Diversas actividades del Año de la Cultura y el Turismo China-Francia se están llevando a cabo sin contratiempos, indicó el canciller chino, quien luego expresó la esperanza de que Francia ofrezca más facilidades para que ciudadanos chinos viajen a Francia, y dijo que las autoridades competentes de ambas partes pueden intensificar la coordinación sobre el aumento de vuelos directos. La comunicación estratégica y la coordinación multilateral son aspectos destacados de la cooperación entre China y Francia. A ambas partes les incumbe pronunciarse al unísono con respecto a las cuestiones tocantes a la paz y la estabilidad mundiales y al futuro y el destino de la humanidad, y apoyar las iniciativas multilaterales propuestas por la otra parte. Las dos partes también pueden fortalecer aún más los intercambios interpartidistas, mejorar el entendimiento mutuo e impulsar en común el progreso y el bienestar de la humanidad.

Stéphane Séjourné dijo que, desde el establecimiento de relaciones diplomáticas entre Francia y China, las relaciones bilaterales han sido fructíferas, y que los intercambios y la cooperación han sido muy estrechos. Francia otorga gran importancia a sus relaciones con China y se adhiere firmemente a la política de una sola China. Francia espera trabajar con China para organizar con éxito las celebraciones con motivo del sexagésimo aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas, reforzar la cooperación en ámbitos como economía y comercio, agricultura, desarrollo verde e inteligencia artificial (IA o AI, por sus siglas en inglés), e intensificar los intercambios culturales y de pueblo a pueblo, en fomento de un mayor desarrollo de los lazos binacionales. Francia aboga por la cooperación abierta, se opone al desacoplamiento y está comprometida a manejar adecuadamente las divergencias mediante consultas. Además, Francia tiene la voluntad de robustecer la coordinación con China en las cuestiones candentes internacionales y abordar codo a codo el cambio climático y otros desafíos globales.

Wang Yi señaló que no hay ningún conflicto de intereses fundamental ni contradicción geoestratégica entre China y Europa. En lo que respecta a las relaciones chino-europeas, el posicionamiento correcto debe ser socios, la tónica predominante debe ser la cooperación, el valor clave debe ser la autonomía, y la perspectiva de desarrollo debe ser las ganancias compartidas. Europa necesita a China, y viceversa. Buscar la “reducción de riesgos” menguando la cooperación con China no está en consonancia con los intereses de Europa. La interdependencia es el resultado de la división global del trabajo, y la integración de intereses constituye también una garantía de seguridad. China y Europa deben hacer más sumas y menos restas, agrandar conjuntamente la tarta de cooperación y mantener el desarrollo sano y estable de los lazos chino-europeos.

Las dos partes también efectuaron un profundo intercambio de opiniones sobre la crisis de Ucrania, el conflicto palestino-israelí y otras cuestiones internacionales y regionales de interés común.